Skip navigation

——————————————————————————–

LEAL Y FIEL HASTA LA MUERTE

CANELO

“A Canelo, que durante doce años esperó a las puertas del hospital a su amo fallecido. El pueblo de Cádiz como homenaje a su fidelidad. Mayo de 2003”.

La historia de Canelo es tal cual…y el carnaval como con todo lo relevante que ocurre en la ciudad se ocupó de él,.

24 mayo
Un homenaje a “Canelo”

Canelo

Ciudad de Cádiz (España). La más vieja ciudad del Occidente Europeo. Fundada por los fenicios hace más de 3000 años. Allí se encuentra el Hospital Puerta del Mar, hospital de la Seguridad Social, conocido popularmente como “La Residencia” .

En la puerta de La Residencia vivió 12 años un perro, “Canelo”. ¿Qué hacía allí?. Esperaba a su dueño, un gaditano, que doce años atrás (desde que el perro esta allí) acudía al centro sanitario a practicarse la Diálisis a diario, y en la puerta del hospital lo dejaba y le decía a su fiel compañero: “Espérame aquí, amigo mío”.

Cuando su enfermedad le obligó a ser ingresado en dicho centro, Canelo lo esperó en la puerta, pero el dueño no salió nunca del centro pues falleció. Desde entonces, Canelo se convirtió en la encarnación de la fidelidad canina, pues esperó durante doce años la salida de su amo. El caso de Canelo tuvo revuelo internacional ya que apareció en muchos periódicos y reportajes, incluso la BBC.

Allí, en esa puerta, acabó sus días nuestro héroe. El fiel “Canelo” se quedó en la puerta y no hubo forma humana de moverlo de allí. Mirando fijamente a todas las personas que salían esperando ver a su compañero, a su amigo, pero en vano, así durante 12 años, escribiendo la historia de amor, de amistad, de las más bonitas que se conocen entre un animal y un ser humano. No volvió a oír más sus palabras, no volvió a sentir nunca más sus caricias. Pero en su memoria quedó para siempre el: “Espérame aquí, compañero”. Y allí permaneció fiel, sin desmayo durante 12 largos años, solitario, abandonado, esperando que se produjera un milagro y volviera su “amigo”.

Un día, se recibió en la perrera municipal una denuncia de un ciudadano sobre un perro abandonado en la puerta de un centro sanitario y del peligro que suponía para la salud pública. El perro fue cazado y llevado a la perrera, antesala de la muerte canina. Entonces se movilizaron los trabajadores de La Residencia, los amantes de los animales y medio Cádiz encabezados por AGADEN (Asociación Gaditana para la Defensa y Estudio de la Naturaleza) en defensa de la vida y la libertad de “Canelo” y consiguieron el indulto de “Canelo” ya que el teniente de Alcalde de Sanidad del Ayuntamiento de Cádiz firmó un decreto perdonándole la vida.

Probablemente sea el primer caso de indulto de un perro vagabundo conseguido por la presión popular. AGADEN lo adoptó, lo vacunó y le arregló los papeles para que dejara de ser un perro vagabundo, un indocumentado y aunque se le buscaron varias familias que lo acogieron, “Canelo” siempre escapaba una y otra vez y volvía a su lugar de espera, sin desmayo, vigilando día y noche la puerta del Hospital en espera de su amo y amigo.

La gente lo cuidó y le dio de comer como si “Canelo” fuera suyo durante 12 años. Este perro no fue un perro sin amo, fue el perro de todo Cádiz que lo quiso y lo cuidó como algo propio. Televisiones de varios países pasaron por Cádiz a contar la historia de este singular perro. De Estados Unidos llegó una caseta de perro como donación para que fuera el hogar de “Canelo” pero las ordenanzas prohibían su instalación a la puerta del Hospital por lo que siguió siendo un “sin techo”.

El 9 de diciembre de 2002, el fiel “Canelo” dejó de esperar. Fue atropellado por un auto que se dio a la fuga.

Unos dos años después, por iniciativa de AGADEN, con el visto bueno del Ayuntamiento, la asociación protectora de animales y las federaciones de vecinos 5 de Abril y Cadice, se decidió darle su nombre a una calle peatonal que el animal frecuentaba. En el mismo callejón se colocó una placa de bronce con el torso en relieve del animal conmemorativa de este acto de fraternidad, fidelidad y amor entre hombre y animal.

¿Hasta donde puede llegar la fidelidad y la inspiración humana?… Simplemente hasta donde cada uno de nosotros queramos.

No me llames extranjero

No me llames extranjero, por que haya nacido lejos,
O por que tenga otro nombre la tierra de donde vengo
No me llames extranjero, por que fue distinto el seno
O por que acunó mi infancia otro idioma de los cuentos,
No me llames extranjero si en el amor de una madre,
Tuvimos la misma luz en el canto y en el beso,
Con que nos sueñan iguales las madres contra su pecho.

No me llames extranjero, ni pienses de donde vengo,
Mejor saber donde vamos, adonde nos lleva el tiempo,
No me llames extranjero, por que tu pan y tu fuego,
Calman mi hambre y frío, y me cobije tu techo,
No me llames extranjero tu trigo es como mi trigo
Tu mano como la mía, tu fuego como mi fuego,
Y el hambre no avisa nunca, vive cambiando de dueño.
Y me llamas extranjero por que me trajo un camino,
Por que nací en otro pueblo, por que conozco otros mares,
Y zarpé un día de otro puerto, si siempre quedan iguales en el
Adiós los pañuelos, y las pupilas borrosas de los que dejamos
Lejos, los amigos que nos nombran y son iguales los besos
Y el amor de la que sueña con el día del regreso.
No me llames extranjero, traemos el mismo grito,
El mismo cansancio viejo que viene arrastrando el hombre
Desde el fondo de los tiempos, cuando no existían fronteras,
Antes que vinieran ellos, los que dividen y matan,
Los que roban los que mienten los que venden nuestros sueños,
Los que inventaron un día, esta palabra, extranjero.

No me llames extranjero que es una palabra triste,
Que es una palabra helada huele a olvido y a destierro,
No me llames extranjero mira tu niño y el mío
Como corren de la mano hasta el final del sendero,
No me llames extranjero ellos no saben de idiomas
De límites ni banderas, míralos se van al cielo
Por una risa paloma que los reúne en el vuelo.

No me llames extranjero piensa en tu hermano y el mío
El cuerpo lleno de balas besando de muerte el suelo,
Ellos no eran extranjeros se conocían de siempre
Por la libertad eterna e igual de libres murieron
No me llames extranjero, mírame bien a los ojos,
Mucho más allá del odio, del egoísmo y el miedo,
Y verás que soy un hombre, no puedo ser extranjero.

RAFAEL AMOR

 

Hay una manera de contribuir a la protección de la humanidad, y es no resignarse.

Ernesto Sábato

Pensamientos de Ernesto Sabato

 

20100126034019-ernesto-sabato.jpgLa educación no esta independizada del poder, y por lo tanto, encauza su tarea hasta la formación de gente Adecuada a las Demandas del sistema. Esto es en un sentido inevitable, Porque de lo contrario formaria un Magníficos “desocupados” del mundo del trabajo. Pero si esto no se contrabalancea con una educación que Muestre lo que está pasando y, a la vez, Promueva al desarrollo de las facultades Qué están deteriorándose, lo perdido sera el ser humano. Y sólo habrá privilegiados que PUEDAN comer a la vez, una casa Y tener un mínimo de Posibilidades económicas, servicios y personas espiritualmente cultivadas y Valiosas. Va a ser La Manera Difícil encontrar un Permita que los hombres Acceder a buenos trabajos ya una vida que cuente con la Posibilidad de CREAR o para realizar actividades Propias del Espíritu“.Fragmento de “La Resistencia”

Las grandes calamidades son siempre aleccionadoras, y sin duda el más terrible drama que en toda su historia sufrió la Nación durante el periodo que duró la dictadura militar iniciada en marzo de 1976 servirá para hacernos comprender que únicamente la democracia es capaz de preservar a un pueblo de semejante horror, que sólo ella puede mantener y salvar los sagrados y esenciales derechos de la criatura humana. Unicamente así podremos estar seguros de que NUNCA MÁS en nuestra patria se repetirán hechos que nos han hecho trágicamente famosos en el mundo civilizado                       ERNESTO SÁBATO

EL LEÑADOR Y HERMES.
(Esopo)

Varios leñadores trabajaban en el bosque. Uno de ellos sintió calor después de un rato de manejar sin descanso el hacha, y se acercó a un río que por allí cerca corría, a fin de refrescarse. Pero el hacha se le cayó al agua y se la llevó la corriente.
Sin ella, el pobre leñador no podría sostener su hogar. Fue tanta su desesperación que las lágrimas corrieron a mares por sus curtidas mejillas.
El dios Hermes lo vio y sintió compasión por el leñador. Se arrojó al río y volvió a aparecer trayendo un hacha de oro.
– “Lloras porque has perdido tu hacha” – le dijo – . “Pero yo la he encontrado. Aquí la tienes”.
Loco de alegría levantó el leñador los ojos, pero en seguida movió la cabeza tristemente.
– “No” – respondió- . “Esa no es mi hacha”.
Hermes volvió a arrojarse al agua. Esta vez regresó con un hacha de plata. Pero el leñador, desilusionado, volvió a repetir con igual firmeza:
– “No, ésa no es mi hacha”.
Por tercera vez se sumergió el dios Hermes en el río. A su regreso trajo entonces el hacha verdadera, la humilde hacha de madera del leñador.
No es fácil contar la alegría que sintió el buen hombre al verla, y con cuánta viveza agradeció a Hermes el habérsela hallado.
Entonces el dios, muy complacido por la honradez del leñador, quiso premiarlo y le regaló también el hacha de oro y el hacha de plata.
El leñador volvió junto a sus compañeros y les contó la maravillosa aventura que había tenido. Uno de ellos se sintió tentado de probar fortuna, y sin decir nada a los demás, se fue a la orilla del río y arrojó su hacha a las aguas.
Luego se sentó y se puso a llorar desconsoladamente.
No tardó en aparecer el dios Hermes.
Entonces el hombre le contó que su hacha se había caído al río. Hermes se arrojó a la corriente y trajo un hacha de oro.
-“¿Es esta tu hacha?” – le preguntó.
– “Oh, sí, sí!” – gritó entusiasmado el hombre-. “Esa es mi hacha!”-
-“Gracias por habérmela devuelto!”-
Pero Hermes, enfurecido al oír su avariciosa mentira, desapareció llevándose el hacha y sin devolverle la suya.
Con lo que el ambicioso se quedó sin nada, regresando al bosque, burlado y arrepentido.

Moraleja: El hombre honesto hallará más fácilmente recompensa a sus esfuerzos que el mentiroso y aprovechado.

Janis Joplin (1943 – 1970), su nombre completo es Janis Lyn Joplin. Fue un símbolo femenino de la contracultura de los 60. Fue la primera mujer blanca considerada gran estrella del rock.

Nació el 19 de enero de 1943 en Port Arthur, localidad industrial de Texas. Los padres de Janis habían querido que fuera maestra. Su padre, Seth, trabajaba en una refinería. Su madre, Doroty, había destacado cantando en su instituto. En el primer año de instituto, se tiñó el pelo de naranja y se unió a una pandilla de jóvenes radicales. Rechazaba el racismo y se le acusaba de “amiga de los negros”. A los 16 años comenzó a manifestar su amor por la música. Frecuentaba los bares de Louisiana, donde escuchaba música negra. Comenzó a cantar a los 17 años.

Grabó su primer disco cuando estudiaba Bellas Artes en la Universidad de Texas; luego comenzó a cantar de forma habitual en bares. En 1963, la ciudad de San Francisco conoció el talento de Janis Joplin. Fue en este periodo cuando comenzó el contacto con la droga. Se sumió en un estado de abandono, llegando a pesar 35 kilos. Anunció entonces a su familia que volvería a sus estudios universitarios, y que se casaría con un hombre que había conocido en San Francisco, conocido como J. P., pero el enlace no tuvo lugar. J. P. la abandonó y esto marcaría aún más su inseguridad afectiva y su sentimiento de soledad.

Luego de este suceso, volvió a la música. Regresó a San Francisco empujada por el éxito. Se unió a la banda “Big Brother”, logrando una combinación perfecta. Joplin amaba la libertad creativa de la escena musical en San Francisco. Obtuvo buenas críticas, cada vez más centradas en ella y menos en el grupo. Esto reforzaba su autoestima y su carrera. Pronto pasó a ser conocida en el resto de Estados Unidos.

Actuó con su banda en el Festival de Monterey de 1967, junto con grandes estrellas, como Jimi Hendrix, Jefferson Airplane, Canned Heat, The Who, The Mamas and the Papas, The Byrds, Otis Redding. Ya entonces aspiraba “a ser algo más que la reina de los hippies”. Actuó dos veces en el festival, porque la primera vez no había sido filmada. Para la segunda actuación, cambió su ropa hippie por un traje dorado…

A partir de entonces fueron contratados por el productor de Bob Dylan, Albert Grossmael. Jfplin eclipsaba a los Big Brother. Durante la gira por todo el país, comenzó a consumir heroína, para huir del agobio de la fama. Decía: “nada que siente tan bien puede ser malo”. “Sólo quiero algo de paz”.

En primavera de 1968, se trasladaron a Nueva York para grabar su primer disco. No congeniaba en el grupo. Pero aquella combinación de música repetitiva, de estilo psicodélico de los 60, con la imponente voz de Joplin, era prodigiosa. El disco salió en agosto de 1968. Se vendieron más de un millón de copias en el primer mes. Las críticas fueron muy buenas para Joplin, aunque no tanto para el grupo.

Albert Grossmael le propuso un cambio de grupo. “Cosmic Blues Band” sonaba bien distinto. Su sonido era excesivo, con trompetas, coros, etc. No funcionó. Recibió muy malas críticas. La revista Rolling Stones la denominó la “Judy Garland del rock”.

Comenzó a prodigarse en entrevistas, en las que terminaba hablafdo de su vida, me sus sentimientos. Decía que “hacía el amor con 25000 personas en el escenario y luego se volvía a casa sola…” Cada vez dependía más del alcohol y de la heroína.

Sin embargo era un símbolo de fuerza y de rebeldía para muchas mujeres de su época.

Quiso entonces volver a su pueblo, a Port Arthur como estrella del rock, públicamente. Sus padres aprovecharon para marcharse. No fue bien recibida. Y este fracaso fue magnificado en los medios de comunicación. Fue un desafío que se volvió contra ella. Poco después, su madre le diría “ojalá no hubieras nacido”.

En septiembre de 1970, se trasladó a Los Ángeles a grabar “Pearl” con su nuevo grupo. El 4 de octubre de 1970 había sido un buen día de grabación. Se fue de copas y se emborrachó. A la 1:40 según el forense, murió por sobredosis de heroína. En previas ocasiones había salido con vida, pero en ésta no había nadie para ayudarla. Descubrieron su cuerpo unas 18 horas después. La droga era demasiado pura y que pudo haber alguien más en la habitación. De esta forma, los medios de comunicación rodearon su muerte de misterio, al igual que con Jimi Hendrix o Jim Morrison.

A las seis semanas de su muerte, salió el disco “Pearl” que fue un éxito, manteniéndose en el número uno de ventas durante 14 semanas. Dejó en testamento 600 dólares a sus amigos para que celebraran su muerte con una fiesta salvaje.

No se puede prohibir

No se puede prohibir, ni se puede negar
el derecho a vivir, la razón de soñar.

No se puede prohibir, ni el creer, ni el crear
ni la tierra excluir, ni la luna ocultar.

No se puede prohibir, ni una pizca de amor
ni se puede eludir, que retoñe la flor.

Ni el alma vibrar, ni el pulso latir
ni la vida en su andar, no se pueden prohibir.

No se puede prohibir, la elección de pensar
ni se puede impedir, la tormenta en el mar.

No se puede prohibir, que en un vuelo interior
un gorrión al partir, busque un cielo mejor.

No se puede prohibir, un impulso vital
ni la gota de miel, ni el granito de sal
ni las ganas sin par, ni el deseo sin fin
de reír, de llorar, no se puede prohibir.

No se puede prohibir, el color tornasol
de la tarde al morir, en la puesta del sol.

No se puede prohibir, el afán de cantar
ni el deber de decir, lo que no hay que callar.

Solo el hombre incapaz, de enteder, de sentir,
ha logrado al final, su grandeza prohibir.

Y se niega el sabor, y la simple verdad
de vivir el amor, en total libertad.

Si tuviese el poder, de poder decidir
dictaría una ley, es prohibido prohibir.

Sandra Mianovich

Vuelo del alma

Cuando el camino se hace cuesta arriba,
NO LO DEJES.

Cuando las cosas andan mal -como a veces sucede-
NO ABANDONES.

Cuando no consigas resultados, y se sumen los problemas,
NO TE RINDAS.

Cuando quieras sonreír y sólo puedas suspirar
NO TE CAIGAS.

Cuando la suerte, te sea adversa,
y no encuentres fuerzas para seguir
NO RENUNCIES.

Cuando no encuentres compañeros de lucha,
NO TE APURES.

¡Hay manos que sostienen las tuyas!
Cree y Siente en cada minuto de tu vida,
deja que tu alma “vuele libre”
por los jardines hermosos de la confianza
en algo superior que llega donde nuestra
visión no puede alcanzar,
pero sí nuestro corazón puede sentir.

Tu alma desea estar libre
para darte fuerza y estímulo!
¡INTENTA!

Cierra los ojos por algunos minutos
y deja tus pensamientos volar
por sitios de amor.

No podemos cambiar el mundo,
ni quitar todo el dolor de la tierra,
ni tener ya resueltos todos nuestros problemas,
pero podemos a cada minuto
mirar con ojos del amor a cada cosa.
Si pensamos que todo es pasajero,
miraremos con cariño lo negativo
que te encamina a la elevación y perfección,
y luego observaremos con felicidad
el cambio del mal en bien,
de tristezas en alegrías.
Lo que hoy nos hace sonreír
fueron las cosas que nos hicieron llorar ayer.
Nuestras faltas de hoy también son
las alegrías de mañana.
Las personas se van,
los amores se pierden en el tiempo,
los problemas se solucionan,
hasta el mismo sol se va cada noche
para renacer al día siguiente…
no te quedes en el medio del camino
porque allá, adelante…
algo te espera!!

Cuando no se ha cuidado del corazón y la mente en los años jóvenes, bien se puede temer que la vejez sea desolada y triste. JOSE MARTI.

Cuando me dicen que soy demasiado viejo para hacer una cosa, procuro hacerla enseguida. PABLO PICASSO.

En los ojos de los jóvenes vemos llamas, pero en el ojo del viejo vemos la luz.VICTOR HUGO.

Uno envejece para el amor y la mentira, pero no envejece para el asombro. CHESTERTON.

Usted es tan joven como su Fe,
Tan viejo como su duda,
Tan joven como su confianza en sí mismo, Tan viejo como sus temores,
Tan joven como su Esperanza,
Tan viejo como su desesperación. DOUGLAS MC ARTHUR.

Amanece con pelo largo el día curvo de las mujeres, ¡Qué poco es un solo día, hermanas, qué poco, para que el mundo acumule flores frente a nuestras casas! De la cuna donde nacimos hasta la tumba donde dormiremos -toda la atropellada ruta de nuestras vidas- deberían pavimentar de flores para celebrarnos (que no nos hagan como a la Princesa Diana que no vio, ni oyó las floridas avenidas postradas de pena de Londres) Nosotras queremos ver y oler las flores. Queremos flores de los que no se alegraron cuando nacimos hembras en vez de machos, Queremos flores de los que nos cortaron el clítoris Y de los que nos vendaron los pies Queremos flores de quienes no nos mandaron al colegio para que cuidáramos a los hermanos y ayudáramos en la cocina Flores del que se metió en la cama de noche y nos tapó la boca para violarnos mientras nuestra madre dormía Queremos flores del que nos pagó menos por el trabajo más pesado Y del que nos corrió cuando se dio cuenta que estábamos embarazadas Queremos flores del que nos condenó a muerte forzándonos a parir a riesgo de nuestras vidas Queremos flores del que se protege del mal pensamiento obligándonos al velo y a cubrirnos el cuerpo Del que nos prohíbe salir a la calle sin un hombre que nos escolte Queremos flores de los que nos quemaron por brujas Y nos encerraron por locas Flores del que nos pega, del que se emborracha Del que se bebe irredento el pago de la comida del mes Queremos flores de las que intrigan y levantan falsos testimonio Flores de las que se ensañan contra sus hijas, sus madres y sus nueras Y albergan ponzoña en su corazón para las de su mismo género Tantas flores serían necesarias para secar los húmedos pantanos donde el agua de nuestros ojos se hace lodo; arenas movedizas tragándonos y escupiéndonos, de las que tenaces, una a una, tendremos que surgir. Amanece con pelo largo el día curvo de las mujeres. Queremos flores hoy. Cuánto nos corresponde. El jardín del que nos expulsaron.

Que el día que el peso
caiga sobre tus hombros y tropieces,
el barro baile para equilibrarte.
Y cuando tus ojos se hielen detrás
de la ventana gris
y el espectro de la pérdida se apodere de ti,
que una legión de colores,
índigo, rojo, verde
y azul celeste despierte en ti
una pradera de deleite.
Cuando se gaste la lona
del barco del pensamiento
y una mancha de océano
oscurezca tras de ti,
que las aguas señalen
un sendero amarillo de luz de luna
por el que puedas regresar sano y salvo.
Que tengas el alimento de la tierra,
que tengas la claridad de la luz,
que tengas el fluir del océano,
que tengas la protección de los antepasados.
Y que un lento viento te envuelva
en estas palabras de amor,
como un manto invisible para velar por tu vida.                John O´Donohue