Skip navigation

La escafandra y la Mariposa

Jean Dominque Bauby era un hombre como cualquier otro. Escribía bien, pero lo hacía como redactor en jefe de una revista de modas. Le gustaban poderosamente las mujeres. Era separado y tenía dos hijos. Vivía en París.
Al volante de su BMW su vida dió un giro inesperado.
El 8 de Diciembre, mientras conducía su auto hacia las afueras de París para buscar a su hijo, sufrió un grave accidente cardiovascular que lo dejó en coma.
Despertó semanas después con el cuerpo completamente paralizado. Sólo podía mover el párpado izquierdo. Padecía el síndrome de cautiverio, llamado en inglés “Locked in”.
Encerrado en su propio cuerpo, al que dió en llamar “escafandra”, mantenía sus capacidades intelectuales intactas.
Podía recordar, imaginar, oír, pero no hablar.
“¿Acaso estaba ciego y sordo, o bien se requiere la luz de una desgracia para que un hombre se revele tal como es?”, se preguntaba.
Sumido en esa cárcel de carne y huesos decidió, como las mariposas, volar, pero lo haría con su memoria y su imaginación.
Ayudado por una asistente que se convirtió en sus manos y su voz escribió, letra por letra, parpadeo a parpadeo, el libro que relata su inesperada vivencia.
Se publicó en el año 1997 en Francia y luego fue llevado al cine con gran éxito.
Su testimonio pone de manifiesto de qué manera el espíritu puede elevarse más allá de los límites humanos y dejar, tras su paso por la tierra, un perfume… como el de una mariposa.
Branca
Victoria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: