Skip navigation

No ames al prójimo como a ti mismo,
amale como es.

Cada uno de nosotros tenemos un escondite, en algún lugar muy profundo, un lugar donde vamos para estar solos, para pensar, para ser nosotros mismos.Este único lugar dónde confrontamos nuestros más profundos sentimientos, se convierte en el refugio de nuestros deseos, nuestras necesidades, nuestros sueños y aún también de nuestros miedos.

El lleva la esencia de lo que somos y de lo que deseamos ser, pero entonces y ahora, así sea por escogido o por ser un designio, alguien encuentra el camino hacia ese lugar que pensábamos que solo era nuestro, y nosotros le permitimos a esa persona ver, compartir todas nuestras razones, toda la incertidumbre y las emociones que hemos guardado ahí.
Esta persona añade nuevas perspectivas a nuestro escondite. Entonces muy despacio se acomoda en su propia esquina de nuestro lugar especial; donde un pedazo de él se queda para siempre.
Y Entonces llamamos a esta persona …
AMIGO…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: