Skip navigation

   

 

 

 
 
V
A
SOMOS GUERRERAS  
SOMOS GUERRERAS
El guerrero de la luz recuerda un fragmento de John Bunyan:
"Aun cuando haya pasado por todo lo que pasé, no me arrepiento de los problemas en que me metí, porque fueron ellos los que me condujeron hasta donde deseé llegar. Ahora, todo lo que tengo es esta espada, y la entrego a cualquiera que desee seguir su peregrinación. Llevo conmigo las marcas y las cicatrices de los combates; ellas son testimonio de lo que viví y recompensas de lo que conquisté.
"Son estas marcas y cicatrices queridas las que me abrirán las puertas del Paraíso. Hubo una época en la que viví escuchando historias de hazañas. Hubo otras épocas en que viví simplemente porque necesitaba vivir. Pero ahora vivo porque soy un guerrero y porque quiero un día estar en la compañía de Aquel por quien tanto luché".
"Lo que haya sido importante, permanecerá; lo inútil, desaparecerá. El guerrero, sin embargo, no está encargado de juzgar los sueños del prójimo y no pierde tiempo criticando las decisiones ajenas."
"Para tener fe en su propio camino, no necesita probar que el camino del otro está equivocado."
"Un guerrero de la luz conoce sus defectos. Pero conoce también sus cualidades. "
"Algunos compañeros se quejan todo el tiempo: "Los demás tienen más oportunidades que nosotros".
"Quizá tengan razón; pero un guerrero no se deja paralizar por esto, sino que procura valorizar al máximo sus virtudes. "
"Sabe que el poder de la gacela es la habilidad de sus patas. El poder de la gaviota es su puntería para alcanzar el pez. Aprendió que un tigre no teme a la hiena, porque es consciente de su fuerza."
"Entonces procura saber con qué puede contar. Y siempre verifica su equipo, compuesto por tres elementos: fe, esperanza y amor."
"Si los tres están presentes, él no duda en seguir adelante."
"Todo guerrero de la luz ya tuvo alguna vez miedo de entrar en combate."
"Todo guerrero de la luz ya traicionó y mintió en el pasado."
"Todo guerrero de la luz ya recorrió un camino que no le pertenecía."
"Todo guerrero de la luz ya sufrió por cosas sin importancia."
"Todo guerrero de la luz ya creyó que no era un guerrero de la luz."
"Todo guerrero de la luz ya falló en sus obligaciones espirituales."
"Todo guerrero de la luz ya dijo sí cuando quería decir no."
"Todo guerrero de la luz ya hirió a alguien a quien amaba."
"Por eso es un guerrero de la luz; porque pasó por todo eso y no perdió la esperanza de ser mejor de lo que era.2
– Cuando tengo mi arco tenso – dice Herrigel a su maestro zen -, llega un momento en el que, si no disparo inmediatamente, siento que voy a perder el aliento.
– Mientras intentes provocar el momento de disparar la flecha no aprenderás el arte de los arqueros – contesta el maestro -. Lo que a veces altera la precisión del tiro es la voluntad demasiado activa del arquero.
Un guerrero de la luz a veces piensa: "Todo lo que yo no haga, no será hecho".
Pero no es exactamente así: él debe actuar, pero debe dejar también que el Universo actúe en su debido momento.
Un guerrero, cuando sufre una injusticia, generalmente procura quedarse solo, para no mostrar su dolor a los otros.
Es un comportamiento bueno y malo al mismo tiempo.
Una cosa es dejar que su corazón cure lentamente las propias heridas. Otra cosa es permanecer todo el día en meditación profunda, con miedo a parecer débil.
Dentro de cada uno de nosotros existe un ángel y un demonio, y sus voces son muy parecidas. Ante la dificultad, el demonio alimenta esta conversación solitaria, procurando mostrarnos cuán vulnerables somos. El ángel nos hace reflexionar sobre nuestras actitudes, y a veces necesita manifestarse a través de la boca de alguien.
Un guerrero equilibra soledad y dependencia
El guerrero de la luz a veces actúa como el agua, y fluye entre los obstáculos que encuentra.
En ciertos momentos, resistir significa ser destruido; entonces, él de adapta a las circunstancias. Acepta sin protestar que las piedras del camino tracen su rumbo a través de las montañas.
En esto reside la fuerza el agua; jamás puede ser quebrada por un martillo, ni herida por un cuchillo. La más poderosa espada del mundo es incapaz de dejar una cicatriz sobre sus superficie.
El agua de un río se adapta al camino más factible, sin olvidar su objetivo: el mar. Frágil en su nacimiento, lentamente va adquiriendo la fuerza de los otros ríos que encuentra.
Y a partir de un determinado momento, su poder es total
Un guerrero de la luz siempre mantiene su corazón limpio de sentimientos de odio.
Cuando se dirige a la lucha, recuerda las palabras de Cristo: "Amad a vuestros enemigos". Y obedece.
Pero sabe que el acto de perdonar no obliga a aceptarlo todo; un guerrero no puede bajar la cabeza, pues de hacerlo perdería de vista el horizonte de sus sueños.
Acepta que los adversarios están allí para poner a prueba su bravura, su persistencia, su capacidad de tomar decisiones. Ellos lo obligan a luchar por sus sueños.
Es la experiencia del combate lo que fortalece al guerrero de la luz.
El guerrero de la luz presta atención a las pequeñas cosas, porque ellas pueden entorpecer mucho cualquier acción.
Una espina, por pequeña que sea, hace que el viajero interrumpa su paso. Una pequeña e invisible célula puede destruir un organismo sano. El recuerdo de un instante de miedo en el pasado hace que la cobardía regrese cada mañana. Una fracción de segundo abre la guardia para el golpe fatal del enemigo.
El guerrero está atento a las pequeñas cosas. A veces es duro consigo mismo, pero prefiere actuar así.
"El diablo habita en los detalles", dice un viejo proverbio de la Tradición
(EXTRAIDO DE "MANUAL DEL GUERRERO DE LA LUZ" DE PAULO COHELO )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s