Skip navigation

HÉROE DE LA ECOLOGÍA:
WANGARI MAATHAI

por

HÉROE D

Heidi Antocicco

Escritora de la revista Héroe

Profesora Wangari Maathai Foto: Martin Rowe

En un mundo donde la mayoría de la gente se encuentra aparentemente más preocupada por posesiones materiales y sus propias vidas, que en la condición humana y las dificultades que otros tienen que afrontar, la doctora Wangari Muta Maathai utiliza sus manos y su corazón para sembrar y enverdecer la comunidad africana. Ella ha pasado la mayor parte de su vida sembrando árboles y promoviendo movimientos designados a hacer a la gente consciente de lo importante que es cuidar el planeta, empezado simplemente con ser mentalmente más “pro-bosques” dentro de nuestras propias comunidades.

Maathai nació y fue criada en un villa africana cerca al monte Kenia y tuvo la suficiente suerte como para asistir a la escuela, algo que era y es, raro para una mujer africana. Maathai estudió biología en América y eventualmente regresó a Africa para obtener su doctorado en anatomía. Fue después de su regreso que Maathai se percató de la lucha que las mujeres africanas enfrentaban a raíz del rápido deterioro del sistema ecológico del país.

“Las mujeres rurales que conocí por medio del Consejo Nacional de las Mujeres de Kenia, del cual yo era miembro, me hablaban de sus necesidades,” comentó Maathai en un discurso a su público, “Ellas decían que no tenían suficiente madera para energía o buenas fuentes de agua limpia potable o lo suficiente para comer, especialmente comidas nutritivas.”


La profesora Wangari Maathai plantando un árbol con unos niños en el bosque Karura, Nairobi
Foto: Green Belt Movement

Maathai observó que la amenaza común de todos estos problemas era el deterioro del medio ambiente que los rodeaba. Ella tomó la determinación de hacer algo sobre la situación y fundó el Green Belt Movement (Movimiento de Zonas Verdes), una organización no lucrativa que siembra árboles para ayudar a restaurar el desolado ecosistema africano. Al recordar el riachuelo cristalino del cual ella y su madre acarreaban agua cuando era niña, los árboles vibrantes y la vida salvaje que rodeaba su hogar, removido cuando era niña, Maathai se conmovió profundamente y decidió devolver esa vida a África para sus futuros habitantes. Maathai preocupada decía: “Si la gente que sabía cómo pudiera haber sido no actuó pronto, entonces nadie hubiera podido”.

“Hoy en día, el arroyo se ha secado, las mujeres caminan largas distancias para obtener agua, la cual no siempre está limpia y los niños nunca sabrán lo que han perdido,” afirmaba Maathai. “El reto es restaurar los manantiales y devolverles a nuestros niños un mundo de belleza y encanto.”

Desde que Maathai inició el Movimiento de Zonas Verdes en 1977, millones de árboles han sido plantados en Kenia y otros países africanos. El movimiento no está limitado a plantar árboles, sino también a promover la educación del ciudadano, principalmente el de la mujer. Maathai preparó el programa de educación de las mujeres para que puedan detectar los problemas medio ambientales de sus áreas y para enseñarles cómo resolverlos de manera que el ecosistema se encuentre en constante mantenimiento y no vuelva a ser consumido nuevamente.

Además de su trabajo con el Movimiento de Zonas Verdes, Maathai fue elegida al parlamento keniano en el año 2002 con una abrumadora mayoría del 98% del voto y se desempeño como Directora de la Cruz Roja de Kenia. Maathai ha recibido cerca de 20 premios por su trabajo en la educación, salud y en temas ecológicos, incluído el Premio Nobel de la Paz en 2004.

“Me sorprendió ganarme el Premio de la Paz porque no tenía ni idea de que alguien estaba escuchando. Me dí cuenta rápidamente que a pesar de que se me ha otorgado este gran honor, el honor no fue sólo para mi sino para las miles de mujeres que plantaron 30 millones de árboles en toda Kenia como parte del Movimiento de Zonas Verdes.”

La gente está, en efecto, escuchando a Maathai y están tomando acción porque ella los ha inspirado. El Programa Medio Ambiental de las Naciones Unidas anima al Movimiento de Zonas Verdes a compartir su enfoque con organizaciones similares de otras partes de África. Desde entonces, la Red de las Zonas Verdes Pan Africanas fue fundada y un curso de entrenamiento de dos semanas enseña a los representantes de organizaciones de otros 15 países africanos, a cómo realizar las mismas contribuciones que la organización de Maathai logró.

Mientras Maathai ha hecho tanto por la gente de África, el éxito de sus sueños no se materializó fácilmente. Sus ideas han chocado con una gran crítica de parte de los antiguos legisladores de África y Maathai ha sido arrestada y golpeada por la policía africana en numerosas ocasiones. Semejante disturbio podría hacer que mucha gente se diera por vencido, pero Maathai se mantenía imperturbable.

Plantas de semillero en un vivero de plantas autóctonas del bosque Aberdare, Kenia.
Foto: Mia MacDonald

“La gente me pregunta con frecuencia porqué no tenía miedo. La mejor manera que tengo para explicarlo es decir que yo no proyecto el miedo. Si tú te mantienes concentrada en lo que quieres obtener, entonces, en efecto, irás exactamente al lugar donde mucha gente no se atrevería a ir.” “No es que sea valiente o que no vea las consecuencias, sino que al no proyectarlo, yo no adopto el miedo que con tanta frecuencia nos frena al perseguir nuestras metas.”

Lo que empezó con un imple deseo de mejorar el estado del mundo alrededor de ella, ha crecido hasta convertirse en un movimiento internacional que ha mejorado las condiciones de mucha gente que ella misma no sabía cómo lograrlo. Maathai espera que el Movimiento de Zonas Verdes continuará teniendo éxito e inspirará a la gente a regresarle a la Tierra aquello que tanto les ha dado.

“Me gustaría hacer un llamado, en particular, a la juventud para que encuentren inspiración en el Premio Nobel de la Paz” comenta Mathaai, “Quiero que sepan que a pesar de los retos y represiones que enfrentan, existe esperanza. Tengo mucha esperanza en la juventud.”

La visión y determinación de Maathai ha inspirado a un número incontable de gente alrededor del planeta. El Movimiento de Zonas Verdes de Maathai ha producido otros movimientos dedicados a mantener el medio ambiente y a apoyar la educación de las mujeres y los niños.

Maathai y sus colaboradores iniciaron la Red Pan Africana de Zonas Verdes, la cual ha proveído de cursos de entrenamiento de 2 semanas a representantes de organizaciones similares en África, con el propósito de enseñarles los métodos del Movimiento de Zonas Verdes. Maathai también espera compartir sus experiencias con organizaciones fuera de África.

A pesar de que Maathai ha cambiado el mundo de muchos africanos a través de su duro trabajo y dedicación, ella no puede salvar por si misma el medio ambiente. No importa dónde te encuentres o qué edad tengas, tú también puedes hacer la diferencia. Todo lo que se necesita es una idea o un deseo de cambiar algo y el empuje para verlo convertido en realidad.

Durante el discurso de la aceptación del Premio Nobel, Maathai dijo, “Me gustaría hacer un llamado a la juventud para que se comprometan a actividades orientadas a contribuir sueños a largo plazo. Tú eres un regalo para tus comunidades y por lo tanto para el mundo. Tú eres la esperanza y nuestro futuro.”

Heidi Antocicco

Escritora de la revista Héroe

Profesora Wangari Maathai Foto: Martin Rowe

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: